Opinión

Operación contra Grindetti genera grieta dentro del kirchnerismo

Un simple hecho policial desnudó la fuerte interna en el partido gobernante: el ultra k Berni contras otros sectores K, que intentaron enlodar al intendente de Lanús.

Por Marcelo Brunwald

Como parece recordar solo la prensa extranjera cada vez que se refiere al poder ejecutivo argentino, estamos gobernados por una coalición. Esto es, un amontonamiento más o menos consolidado de distintos sectores e intereses con el objetivo de gobernar. La situación actual, inesperada y difícil, agravó la convivencia dentro de esta alianza temporal de empresas (entendida en el sentido de aventura) y las consecuencias las sufrimos en el día a día.

 

El peronismo una vez más se expresa con sus dos extremos ideológicos: extrema derecha y extrema izquierda. En cada polémica y cada retroceso, en cada contradicción y en la misma pareja que encabeza el poder ejecutivo. Este mismo conflicto se reproduce en las distintas esferas de poder, hasta el más ínfimo puntero que debe responder, dar marcha atrás y desdecirse.

 

La actividad criminal en el conurbano no actúa libre de padrinazgos y protección. Cada desmantelamiento de redes criminales tiene una trama oculta de liderazgos y lealtades. En este momento, la situación socioeconómica agravada por la pandemia ha ofuscado los ánimos e intensificado los intereses. La lucha por el poder, por los poderes, se ha desmadrado y los que quieren mandar, los que quieren armar y los que buscan desesperadamente a quién obedecer están inquietos, sin dirección, tratando de encontrar su “lugar bajo el sol”.

 

En la inédita discusión sobre la toma de terrenos, un ala sofisticada, progresista, permisiva, prefiere leer un reclamo social que requiere soluciones sociales; otra, con algo más de sentido común, prefiere imponer el orden y restaurar el derecho de propiedad. Cada una ve a la otra con estupefacción. De cómo se decida actuar depende que la administración se vuelque a un lado o a otro. Si alguna vez se actúa, claro. La tercera opción es la indecisión. Dejar que mágicamente se arregle solo, que se olvide bajo otros temas más preocupantes sin pagar el costo de resolver las discusiones.

 

Alberto Torres, concejal de Juntos por el Cambio de Lanús, ha sido detenido en el marco de una investigación por robo de petróleo a YPF junto con otra veintena de personas. Con la noticia recién salida, la oposición pretende involucrar al intendente Néstor Grindetti, quien ya ha salido al cruce y manifestó su firme decisión de colaborar con la justicia. No hay un nexo entre el intendente de Cambiemos y la actividad criminal de esta organización. Pero sí es clara la impaciencia del kirchnerismo por ensuciar de algún modo su gestión como método de reclamar el territorio para sí, algo que no ha dejado de hacer en todo momento.

 

Bajo esta luz, las declaraciones de Berni arrojan una mirada bastante lúcida y sincera sobre el incidente del concejal Torres y su conexión con Grindetti. Lo interpreta de un modo netamente peronista. Una fiesta a la que están invitados todos y no se conoce a quién se saluda. Donde el reacomodamiento crónico de lealtades y “caídas en desgracia” decide vidas, territorios, causas judiciales y libertades. 

Zona Sur | Opinión
10/11/2020

Mucho más que una jura de jueces y funcionarios

La puesta en marcha del departamento judicial Avellaneda-Lanús es un acontecimiento de suma importancia para la vida de los vecinos del conurbano, pero aún queda mucho por hacer.

Zona Sur | Opinión
04/09/2020

Operación contra Grindetti genera grieta dentro del kirchnerismo

Un simple hecho policial desnudó la fuerte interna en el partido gobernante: el ultra k Berni contras otros sectores K, que intentaron enlodar al intendente de Lanús.

Zona Sur | Opinión
11/08/2020

Gracias Padre Rubén Frassia, un avellanedense más...

El 3 de Marzo de 2017, tras un encuentro vecinal en el Club S. y D. Víctor Hugo, nació en Avellaneda una ONG que fuera bautizada como "RECONCILIACIÓN DE LOS ARGENTINOS POR LA UNIDAD NACIONAL Y LA RECONSTRUCCIÓN".